¿Qué implicaciones tiene la estimulación cognitiva?

 

Los humanos contamos con una serie de capacidades (cognitivas, funcionales, motoras, emocionales…) que nos permiten adaptarnos a nuestro entorno, y cada una de ellas tiene un papel específico en dicho proceso de adaptación. Pero hoy queremos hablaros de la estimulación cognitiva, y de su importancia en el aprendizaje de los niños con necesidades educativas especiales. 

La estimulación cognitiva comprende todas aquellas actividades que puedan estimular, desarrollar, mejorar y mantener las capacidades cognitivas (la atención, la memoria, la concentración, el lenguaje, el cálculo y el razonamiento).  Éstas nos permiten llevar a cabo actividades tales como reconocer a las personas que nos rodean, imaginar lo que voy a hacer mañana, o recordar lo que hice el día anterior

Cada vez se escucha más hablar de estimulación cognitiva, y de su importancia, porque permite mejorar la calidad de vida de la persona sin importar su edad. ¿Cómo? Mejorando las capacidades cognitivas se potencia la autonomía del individuo y su interacción con el entorno. Y todo ello mejora la autoestima de la persona, ya que disminuye la ansiedad y la confusión que puede ocasionar a personas con patologías.

Precisamente los niños con necesidades educativas especiales padecen los siguientes problemas:

  • Su atencion no se mantiene durante mucho tiempo porque se cansan.
  • Tienen deficiencias para el cálculo aritmético.
  • Les cuesta más realizar actividades por si mismos.
  • Les confunde tener que realizar más de una tarea a la vez, o varias en un corto espacio de tiempo.
  • Tienen dificultades con la memoria a corto plazo.
  • Su aprendizaje avanza más lentamente.

En definitiva, sus funciones cognitivas están menos desarrolladas. Por eso realizar actividades de estimulación cognitiva puede resultarles de gran ayuda para su futuro. Las áreas sobre las que poder trabajar son las siguientes:

Ejercicios de orientación
Trabajar sobre el tiempo, el espacio y las personas que rodean al niño
Ejercicios de lenguaje
Trabajar sobre objetos y palabras: nombrarlos, repetirlos, hacer listas…
Ejercicios de lectura
 Trabajar con textos cortos cuya letra sea grande
Ejercicios de reconocimiento
 Describir objetos, explicar su uso, tocarlos…
Ejercicios de memoria
 Recordar lo que se ha hecho ese día fomenta la memoria reciente
Ejercicios de cálculo
 

Por tanto, los objetivos que se pueden alcanzar a través de la estimulación cognitiva son estimular y mejorar los procesos básicos de aprendizaje, con especial repercusión en aquellos niños con déficit de atención o de memoria a corto plazo. Y ya no sólo como herramienta de tratamiento, sino también de prevención para el futuro.

¿Qué materiales podemos utilizar para estimular las funciones cognitivas? Si bien pueden emplearse cuadernos de pasatiempos u objetos de la vida cotidiana, se recomienda realizar la estimulación cognitiva con libros y láminas especializados en programas cognitivos.

La Editorial Dismes apuesta precisamente por material enfocado a la estimulación cognitiva de niños con necesidades educativas especiales, y que permita su desarrollo para que pueda adaptarse a su nivel escolar , o superar sus problemas de aprendizaje.