El segundo idioma, mejor desde niños

segundo idioma

Hay consenso, los especialistas coinciden en que la enseñanza del segundo idioma ha de comenzar a una edad muy temprana para que así el niño lo interiorice de forma natural. Por eso, con motivo del Día Europeo de las Lenguas, repasamos la importancia de aprender idiomas desde pequeños.

Seguro que habrás escuchado muchas veces la expresión “los niños son como esponjas”. Pues lo cierto es que durante los cuatro primeros años de vida es cuando se generan más conexiones neuronales en sus mentes. Por eso los expertos en el lenguaje animan a que los niños se lancen cuanto antes a aprender otros idiomas.

Sin embargo, seguimos viviendo en un país que da la espalda a los idiomas. Y es que según un reciente informe del Estudio Europeo de Competencia Lingüística, realizado a casi 8.000 niños españoles, el 63% no comprenden el inglés al finalizar la ESO, y ello pese a todas las ventajas que un segundo idioma aportan al niño:

      –   El bilingüismo mejora la atención

      –  Una mente infantil absorbe mejor los conocimientos

      –  Podrá aprender jugando e interiorizará mejor el idioma

      –  Aprender dos idiomas simultáneamente ayuda a la memoria a largo plazo

      –  Cuando se es pequeño hay más tiempo para el aprendizaje que de jóvenes.

      –  Porque es cuando se aprende a aprender.

Esí es el aprendizaje del segundo idioma


El proceso a la hora de empezar a dominar un segundo idioma ha de ser el mismo que se produce en el aprendizaje de la lengua materna, es decir, siguiendo cuatro fases: en primer lugar, escuchando, luego comprendiendo, a continuación hablando y por último, leyendo y escribiendo. Y por supuesto, nunca se debe obligar al niño a hablarlo. Lo importante, al principio, es que el niño lo escuche siempre y se familiarice con él poco a poco, sin prisas ni obligaciones.

Alguna que otra vez, el niño podrá mezclar alguna que otra palabra entre los dos idiomas, pero esos casos son normales al principio, principalmente cuando los idiomas presentan palabras semejantes. Sin embargo, esos pequeños fallos suelen desaparecer con el tiempo.

Acudir a profesionales no debe descartarse


Tradicionalmente, el estudio de inglés en academias estaba asociado con niños con problemas de aprendizaje, pero  lo cierto es que en nuestros colegios nunca se ha prestado la atención suficiente al aprendizaje de idiomas. Con este marco, las academias de inglés para niños se perfilan como una excelente alternativa para complementar el aprendizaje de idiomas de los niños ya desde edades tempranas. 

 

Por eso, a la hora de planificar las actividades extraescolares de los niños, en Editorial Dismes recomendamos incluir algunas horas a la semana de inglés.

Leave a Reply

*