Los ritmos de aprendizaje

 

Los ritmos de aprendizaje son las capacidades y aptitudes que tiene un alumno para aprender y asimilar de una forma rápida o lenta los contenidos que se le explican. Estos ritmos son desatendidos a menudo en el sistema educativo, que muchas veces tiende a homogeneizar la forma y ritmo de aprendizaje.

Cada alumno es diferente, por ello es muy importante que en el aula se respeten estos tiempos lo máximo posible.

Los alumnos con Necesidades Educativas Especiales (N.E.E.) también muestran diferentes capacidades y aptitudes ante el aprendizaje y por ello deben ser atendidos sus ritmos, como los de cualquier otro alumno.

La individualidad de los estudiantes en el proceso de aprendizaje es la piedra angular de un enfoque educativo centrado en el alumno, donde la comprensión del estudiante y de su realidad se torna elemental.

Factores cognitivos como el proceso natural y voluntario del aprendizaje, afectivos como la curiosidad y la creatividad, y del desarrollo, como las interacciones sociales y la comunicación con los demás, son fundamentales a la hora de otorgar protagonismo a esta singularidad del alumno.

Con el fin de ayudar a los alumnos a obtener un desarrollo integral e incentivar la creatividad, curiosidad por aprender y la motivación de los alumnos, pedagogos del siglo XX como María Montessori han establecido sistemas de aprendizaje basados en el trabajo del niño y en la colaboración adulto-niño. Según el método Montessori, “la escuela no es un lugar donde el maestro transmite conocimientos, sino un lugar donde la inteligencia y la parte psíquica del niño se desarrollarán a través de un trabajo libre con material didáctico especializado”.

La Editorial Dismes ofrece al alumno, a su entorno y a los profesionales, un material didáctico especializado, que favorece el aprendizaje progresivo y el desarrollo cognitivo del alumno con N.E.E. y que aboga por una enseñanza personalizada, que atiende a los ritmos de aprendizaje de estos alumnos.