Habilidades sociales para todos

 

En muchas ocasiones las habilidades sociales se asocian erróneamente a un conjunto de capacidades intrínsecas al individuo, por tratarse de un ser social al que se le presupone una interacción natural con sus semejantes. Si bien es cierto que casi todos contamos con ciertas cualidades “espontáneas” que nos facilitan el camino a la adaptación social, todos, sin excepción, necesitamos ejercitar estas capacidades y desarrollar nuestras competencias sociales a través del aprendizaje y la experiencia o interacción con los demás. Y es en la infancia, el periodo donde se debe atender a su desarrollo.

A través de la propia convivencia, de la imitación/repetición y sobre todo del refuerzo de determinadas conductas tanto en el colegio como en casa, el niño adquirirá las habilidades necesarias para interpretar diferentes situaciones, saber cómo actuar, y aprender en definitiva a adaptarse al entorno y a relacionarse de forma óptima con los demás. El abanico de herramientas que se adquieran por tanto en este proceso de aprendizaje y el uso que se haga de las mismas favorecerán su desarrollo integral y serán un factor clave en la conformación de su personalidad.

Un proceso tan complejo como el que nos ocupa, adquiere mayor relevancia en las personas con algún tipo de discapacidad intelectual. Así, este colectivo, que suele presentar mayores dificultades para el desarrollo las llamadas habilidades sociales, necesita un acompañamiento más completo con el fin de mejorar su autoconocimiento y su capacidad adaptativa. Atender y abordar de forma correcta esta necesidad permitirá a los niños con Necesidades Educativas Especiales contar con las herramientas necesarias para interpretar situaciones y emociones, y desenvolverse eficazmente en sociedad.

De nuestro deseo por acompañar en esta tarea a padres, pedagogos, psicólogos y profesores de niños con N.E.E., nace el libro ‘Habilidades Sociales’ ya disponible en nuestra web.